EL PAIS

La República Dominicana (48,734 KM) ocupa dos tercios de la isla Hispaniola (la cual comparte con Haití). Está situada en el Archipiélago de las Antillas y Cercana al Trópico de Cáncer.

De acuerdo a su constitución, República Dominicana es una democracia cuyo gobierno está dividido en tres poderes independientes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Representados por un Presidente, elegido por el voto directo por un período de 4 años. El sistema de gobierno es definido como democrático, republicano y presidencial. Geográficamente, es el país de mayores contrastes y variados paisajes del Caribe.

Su topografía se caracteriza por sistemas montañosos y valles, los cuales se suceden uno al otro con impresionantes diferencias de nivel, posee una inmensa llanura a lo largo de toda la costa oriental, embellecida por sus superficies abruptas y por hermosas playas con arenas finas como azúcar.

Desde la elevación más alta de las Antillas (El Pico Duarte de 3,175 Mts) a la Haya de Enriquillo (50 Mts por debajo del nivel del mar), el paisaje es un carnaval de naturaleza caprichosamente combinada por Dios para el deleite y asombro de quien lo observa.

Su población, un interesante cóctel de diferentes razas y culturas, actualmente sobrepasa 9 millones de habitantes, según los datos arrojados por el último censo, concentrados en las zonas urbanas. El movimiento migratorio (tanto hacia dentro como hacia fuera del país) es constante, razón por la cual es difícil hablar de un número exacto de habitantes en esta parte de la isla, pero lo que es resaltable es el crecimiento experimentado en el último siglo: de solo ser 500,000 habitantes (principios del Siglo XX) a un número indeterminado entre los 8 y 10 millones, de acuerdo a algunos expertos en la materia.

El clima tropical del Caribe con temperaturas promedio de 25C y su estratégica posición geográfica (lo cual la ha llevado a ser un punto interesante para las actividades comerciales en América), son dos de la razones que ha hecho de República Dominicana uno de los destinos más importantes para vacacionistas de diferentes partes del mundo. Desde que se inició la actividad turística en la mitad de los años 70’s, esta se ha convertido en la primera fuente de recursos de la producción nacional.

Con una de las tasas de crecimiento más alta en América Latina, la estabilidad de la República Dominicana – tanto política, como social, ha permitido el desarrollo y crecimiento sostenido.

La inversión extranjera ha crecido desde 1993, de ser de US$91 millones a un estimado de US$624 millones en 1997 y continúa creciendo.

Según el número publicado el 21 de Septiembre del 1998 por la Revista Forbes:

“La República Dominicana se dispuso a inicios de los años 90’s a reinventarse a sí misma. Ahora, pocos años después, una nueva generación de líderes ha determinado que la República Dominicana puede cambiar y competir en la economía global del Siglo 21”

Los inversionistas más astutos han empezado a notarlo y han descubierto las posibilidades y beneficios que yacen detrás del contagioso merengue y las hermosas playas.